Patagonia de Hielos a Flores

El Holoceno es el último y actual período geológico. Corresponde con el fin de la última glaciación hace aproximadamente 12.000 años, produciéndose un retiro paulatino de los hielos que provocó el aumento del nivel del mar, pero al mismo tiempo, la aparición del manto rocoso en la superficie de la patagonia, antes ocupado por grandes masas de hielo, iniciándose el proceso de colonización de líquenes y musgos, los antecesores de la flora austral. Éste provoca la llegada de animales y posteriormente las migraciones del hombre hacia la zona austral.

E
l Holoceno es el último y actual período geológico. Corresponde con el fin de la última glaciación hace aproximadamente 12.000 años, produciéndose un retiro paulatino de los hielos que provocó el aumento del nivel del mar, pero al mismo tiempo, la aparición del manto rocoso en la superficie de la patagonia, antes ocupado por grandes masas de hielo, iniciándose el proceso de colonización de líquenes y musgos, los antecesores de la flora austral. Éste provoca la llegada de animales y posteriormente las migraciones del hombre hacia la zona austral.

La mayor parte de la flora que se puede observar en la región de Magallanes se encuentra generalmente entre el río Baker hasta el Cabo de Hornos, es decir entre los paralelos 47° y 56° Sur. Si bien en este extenso territorio puede llover entre 350 mm y 8000 mm. al año según las zonas, en el sector del canal Beagle las precipitaciones son en promedio de 1000 mm. por año. En esta misma región, la vegetación crece en general, hasta entre 400 y 600 m. de altura.

ÁRBOLES Y ARBUSTOS
Los Nothofagus son los árboles más representativos y comunes de la región magallánica: el coihue o guindo de Magallanes (Nothofagus betuloides), la lenga (Nothofagus pumilio) y el ñirre (Nothofagus antarctica). El coihue es siempre verde. Para distinguir estas especies una de la otra, se deben examinar sus hojas: el coihue tiene hojas duras al tacto, de un verde oscuro y sus bordes son aserrados de forma irregular; la lenga posee 2 “dientes” entre cada nervadura; el ñire posee varios “dientes” entre cada nervadura.

El canelo (Drimys winteri) es un árbol de hojas persistentes, grandes y lanceoladas. Crece en lugares húmedos y su corteza contiene vitamina C. Sus flores son blancas. Este árbol no se relaciona con la canela.

El notro o ciruelillo (Embothrium coccineum) se destaca por su espléndida floración de flores rojas en primavera, y con menos intensidad, en otoño.

El romerillo (Chilliotrichium diffusum) es un árbol de hasta 1.50 m. de altura que se encuentra en todas partes. En verano se cubre de florcitas blancas parecidas a pequeñas margaritas, lo que a lo lejos puede confundirse con una oveja.

La chaura (Gaultheria mucronata) forma matas bajas (de 20 a 50 cm. de altura). Sus flores tienen forma de minúsculas campanillas, y sus frutos tienen la apariencia de diminutas manzanas de color blanco y rosado. Son comestibles y poseen la particularidad de tener una textura esponjosa en su interior, de manera que resisten al congelamiento durante el invierno.

La zarzaparrilla (Ribes magallanicum) da un racimo de florcitas amarillas o rojas que se transforman luego en exquisitas frutas.

El calafate (Berberis microphylla) es un arbusto espinoso y muy abundante. Su floración es hermosa, con una infinidad de pequeñas flores amarillas anaranjadas. Pero lo mejor de este arbusto llega al final del verano, cuando sus frutos maduran y ofrecen al gourmet su exquisito sabor dulce, los que se pueden transformar en mermelada, salsas o kuchenes. Una leyenda muy popular dice que “él que come calafate volverá a esta tierra”.

El michay (Berberis illicifolia) es de la misma familia que el calafate. Sus hojas picantes son más anchas que este último, pero sus flores son relativamente similares. Sus frutos son más amargos.

FLORES Y PLANTAS
La flor de la cascada (Ourisia ruelloides) se caracteriza por sus campanitas rojas que buscan la humedad, particularmente cerca de las cascadas.

El coirón (Festuca gracillina) es el pasto nativo más común en Patagonia. Puede alcanzar hasta 50 cm. de altura. Es una delicia para las ovejas, incluso durante el invierno.

La orquídea de Magallanes (Chlorea magellanica) es probablemente una de las 4 orquídeas existentes en Tierra del Fuego y la más difícil de encontrar. Sus flores son sumamente bellas, de color blanco y realzado por líneas verdes.

Los cojines son varias especies de musgos que crecen en conjuntos de rocas que por su forma y consistencia se asemejan a un cojín. Éstos son el mayor componente de las turberas o turba.

El junquillo (Marsippospermum grandiflorum) crece en terrenos saturados de humedad. Desde miles de años, los indígenas de los canales de Patagonia y Tierra del Fuego usan esta planta para confeccionar cestas.

La drosera (Drosera uniflora) es la única flor carnívora existente en la región. Mide entre 3 y 5 mm y vive en ambientes húmedos, como los turbales.

El cadillo (Acaena magellanica) crece en todas partes. De unos 20 cm. de altura, su flor se pega a los zapatos o los pantalones.

El farolito chino (Misodendrum punctulatum) es un parásito que crece con frecuencia sobre los Nothofagus, desarrollando grandes bolas muy visibles.

El Zapatito de la Virgen (Calceolaria biflora) es una hermosa y diminuta flor no muy fácil de encontrar en Tierra del Fuego, pero que se puede admirar en el parque Torres del Paine, por ejemplo. La frutilla del diablo (Gunnera magellanica) crece en lugares húmedos y sombríos. Su pequeño fruto rojo tiene un sabor amargo.

La frutilla silvestre (Rubus geoides) crece a ras del suelo, o bien escondida debajo de sus hojas. Al final del verano es roja y, bien madura; un verdadero manjar.

HONGOS
Los hongos son un reino de seres vivos unicelulares o pluricelulares que no forman tejidos y cuyas células se agrupan formando un cuerpo filamentoso muy ramificado.

Dihueñe, pan del indio o lla-llao. Bajo el mismo nombre común existen 3 especies. Crecen sobre los Nothofagus que parasitan y sobre los cuales provocan estos tumores llamados “nudos”. Los digueñes son comestibles, pero no tienen sabor.

LIQUENES
Los líquenes son hongos que han adoptado un modo de vida en simbiosis con algas.

Líquenes como bioindicadores: Aunque los líquenes son tolerantes a un amplio rango de condiciones ecológicas, por otra parte, son muy sensitivos a la contaminación atmosférica. El delicado equilibrio nutricional existente entre la microalga y el hongo es fácilmente alterado por contaminantes gaseosos del aire, entre otros SO2 y óxidos de Nitrógeno, razón por la cual, han sido utilizados con éxito como biomonitores ambientales en zonas urbanas y suburbanas. También se les ha usado, a causa de su lento crecimiento, para fechar el retroceso de glaciares (liquenometría) como también para datar monumentos megalíticos, tales como los moais de Isla de Pascua.

“Es un capítulo maravilloso de la vida, la lucha que estos pequeños organismos entablan contra el formidable poder de las altas montañas, lo que nos permite, aún en las más elevadas rocas, encontrar sus coloreadas costras. Con colores vivos pintan la piedra muerta y se levantan como los primeros y últimos centinelas de la vida, despertando nuestro caluroso interés”(C. Schroeter)

Blog

Publicado

5 Reasons You Should Visit the Stunning Chilean Fjords

For those seeking to adventure to the most fascinating reaches of the globe, the Chilean fjords should be top of your travel list. Read More
 

Viajes Relacionados

Viajes relacionados
Viajes relacionados

¿Quieres más información?
sales@australis.com
+56 228 400 100