Darwin en Patagonia

No hay duda de que el azar puede, a veces, representar un papel central en el desarrollo de los sucesos que marcan la historia de la humanidad. Este fue el caso en la oportunidad que Charles Darwin tuvo de viajar en el Beagle, sin duda la experiencia más importante de su vida y elemento crucial para el desarrollo de sus ideas sobre la evolución y el origen de las especies.

N
o hay duda de que el azar puede, a veces, representar un papel central en el desarrollo de los sucesos que marcan la historia de la humanidad. Este fue el caso en la oportunidad que Charles Darwin tuvo de viajar en el Beagle, sin duda la experiencia más importante de su vida y elemento crucial para el desarrollo de sus ideas sobre la evolución y el origen de las especies.

Charles Darwin nació el 12 de Febrero de 1809 en Shrewsbury, Inglaterra. Fue el quinto de seis hermanos, quien debió prácticamente ser criado por sus hermanas luego de la muerte de su madre a sus 6 años de edad.

En 1825 comienza estudios de medicina en la universidad de Edimburgo, los cuales posterga, iniciando así en 1828 estudios de teología en el Christ’s College de Cambridge, motivado por su padre, Robert Darwin, un médico y empresario de renombre en Inglaterra.

Durante este período universitario conoce al reverendo John Stevens Henslow, profesor de botánica, a quién Charles Darwin debe en gran parte su apego a la historia natural, y también su acercamiento al Capitán Fitz Roy, ya que fue J. Henslow quien le propuso un puesto como naturalista sin retribución para el Capitán Fitz Roy, ya que este ultimo necesitaba un compañero, un gentleman de su misma clase social, con el cual congeniase razonablemente para convivir con él durante el viaje, y que no fue parte formal de la tripulación.

Esta expedición, encomendada por el almirantazgo británico, se disponía a realizar su segundo viaje para terminar los trabajos cartográficos comenzados durante el primer viaje entre 1826 y 1830 al mando de Robert Fitz Roy, quién asume el rol de Capitán durante el primer viaje del Beagle, luego de que su primer Capitán, Pringle Stokes, se suicidara en Tierra del Fuego.

El viaje del Beagle duró casi cinco años, zarpando desde la bahía de Plymouth, Inglaterra, el 27 de diciembre de 1831 y arribando a Falmouth el 2 de octubre de 1836.

Su primer desembarco en América del sur, en febrero de 1832 se realizó en Bahía o San Salvador, Brasil, donde Charles Darwin se dedicó a explorar la zona, sintiéndose admirado por la exuberancia de la vegetación y la gran cantidad de nuevas especies que se presentaban ante sus ojos.

Continuando su exploración hacia el sur, cabe destacar su estadía en Bahía Blanca, y más específicamente en Punta Alta, lugar de gran atractivo geológico, a su parecer, que se prestaba para aplicar en terreno los nuevos conocimientos adquiridos a través del primer volumen sobre principios geológicos publicado recientemente por el geólogo Charles Lyell.

Es en este lugar donde encuentra enormes fósiles de inmensos cuadrúpedos extintos, este hallazgo origina en él, las primeras dudas con respecto a sus creencias religiosas.

El siguiente destino es el Cabo de Hornos. En este trayecto el Beagle corrió el más serio peligro de naufragar a causa del mar revuelto y las constantes tormentas, pero del cual salió indemne gracias a la gran pericia como piloto de Fitz Roy.

Luego el Beagle navegó hasta la isla Navarino, para cumplir otro gran objetivo del viaje: devolver a su tierra a tres nativos que habían sido llevados a Inglaterra unos años antes por Fitz Roy quien tenía la intención de realizar un experimento humano y muy particular, por lo demás. La Sociedad Misionera de la Iglesia Anglicana eligió al joven e inexperto clérigo Richard Matthews quién como misionero se aseguraría de que la semilla de la civilización y el cristianismo que Fitz Roy sembró en la Tierra del Fuego germinara y diera frutos.
El encuentro de Charles Darwin con los nativos de Tierra del Fuego, generó una serie de comentarios y prejuicios que afectaron negativamente a estas etnias, sobre todo por el contacto que ellos tuvieron a posteriori con el hombre blanco, si bien sirvieron a Darwin para comprender el proceso de educación y civilización, conceptos aprendidos que diferenciaban a estos hombres salvajes.

Una vez que los nativos Jemmy Button, Jork Minster y Fuegia Basket fueran dejados en la bahía Wulaia junto al reverendo Matthews, el Beagle continuó su trabajo cartográfico, explorando en ese momento una parte del canal Beagle: la avenida de los glaciares. Es aquí en donde Darwin será considerado como el primer glaciólogo en Patagonia, ya que logra describir con bastante acierto las formaciones geológicas a partir de los glaciares preexistentes. Algunos días después, regresan a la bahía Wulaia, donde el reverendo Matthews debe ser rescatado, demostrando el fracaso de esta experiencia evangelizadora.

De acuerdo a objetivos cartográficos el Beagle se dirige nuevamente a Montevideo, pero Darwin preferirá realizar expediciones en el área y luego realizar un largo viaje hacia el sur a caballo a través de la Patagonia argentina, dónde realiza numerosas observaciones, por ejemplo, sobre los gauchos que conoció o el ñandú y sus similitudes con el avestruz africano.

Un año después, el Beagle regresa a Tierra del Fuego en donde los tripulantes encuentran a Jemmy Button en su estado salvaje quien expresa su intención de mantenerse de esta manera: la manera como él aprendió a vivir, así echando por tierra los planes evangelizadores de Fitz Roy.

Tras una recalada en las Islas Malvinas o Falkland, el Beagle es reparado en el río Santa Cruz, al sur de Argentina y luego realiza una navegación a través del Estrecho de Magallanes, donde una vez más Charles Darwin saca a relucir su gran capacidad analítica para describir la geología de ese sector y la importancia de los bosques submarinos, entre otros.

Comienza ahora la travesía por las costas chilenas del Océano Pacífico y es aquí donde Darwin vive experiencias impensadas por un científico en aquellos tiempos: como la erupción del volcán Osorno, el terremoto de Concepción o el descubrimiento de fósiles marinos a más de 4000 m. de altura, las que generan en él profundas reflexiones con respecto al contraste entre los preceptos aprendidos en la Biblia y la evidencia física encontrada en terreno.

Esta gran experiencia le sirvió para desarrollar su famosa teoría sobre el Origen del Hombre, la que fue publicada sólo 23 años después del regreso de Charles Darwin a Inglaterra. Esta teoría provocó una revolución una gran revolución intelectual entre los defensores y detractores que continúa hasta nuestros días. Ésta indica que todos los seres vivos han evolucionado a lo largo del tiempo a partir de un ancestro común o de un pequeño grupo de ancestros comunes, mediante el proceso de selección natural. Charles Darwin muere en Dawne, el 19 de Abril de 1882 y sus restos hoy descansan en la Abadía de Westminster junto a los restos de Isaac Newton. El gran legado de Darwin en Patagonia se encuentra plasmado en la Cordillera Austral que lleva su nombre, la cordillera Darwin y en la cima más alta de esta cordillera, el monte Darwin, de 2.488 m.

En Patagonia el paso del Beagle y el joven naturalista Charles Darwin dejaron una huella imborrable por la que hoy navegamos visitando los prístinos paisajes que él mismo exploró en el pasado.

Blog

Publicado

5 Reasons You Should Visit the Stunning Chilean Fjords

For those seeking to adventure to the most fascinating reaches of the globe, the Chilean fjords should be top of your travel list. Read More
 

Viajes Relacionados

Viajes relacionados
Viajes relacionados

¿Quieres más información?
sales@australis.com
+56 228 400 100