Cabo de Hornos

Existen escasos lugares en el mundo en cuya presencia el hombre se siente tan vulnerable y además rodeado por un aura mística de espiritualidad. El Cabo de Hornos es uno de ellos. Su posición entre 2 océanos, a 55°56’ Sur y 67°19’ Oeste, y la intensidad de los fenómenos atmosféricos que lo rodean hacen de su paso una experiencia única e inigualable.

E
xisten escasos lugares en el mundo en cuya presencia el hombre se siente tan vulnerable y además rodeado por un aura mística de espiritualidad. El Cabo de Hornos es uno de ellos. Su posición entre 2 océanos, a 55°56’ Sur y 67°19’ Oeste, y la intensidad de los fenómenos atmosféricos que lo rodean hacen de su paso una experiencia única e inigualable.

Se han escrito libros completos sobre las dificultades que representaba el paso del cabo de Hornos para los veleros de antaño. Podríamos ilustrar en tres datos las extraordinarias hazañas y los innumerables dramas que allí se suscitaron: Su descubrimiento por ojos europeos se remonta a principios del siglo XVII. En el pequeño puerto de Höorn, el comerciante de origen francés Isaac Le Maire y los marinos Guillermo Cornelio y Juan Schouten suscribieron la constitución de la Compañía Austral y armaron dos barcos: el Endracht (Unity), de 360 toneladas y el Höorn, de 110 toneladas, partiendo de Texel, Países Bajos, el 14 de junio de 1615.

El 24 de enero de 1616 cruzaron el estrecho al que denominaron Le Maire y llamaron Statenlant (Tierra de los Estados) a la isla que divisaron al este. La llamaron “Tierra, en la creencia de que se trataba de una península de la Terra Australes Incógnita, y de los Estados, en honor a las provincias de los Países Bajos que estaban luchando por su independencia (Holanda, Zelanda, Frisia, Uteco, Drenare, Gederland y Groninga). Cinco días después, un 29 de enero de 1616, cruzaron el cabo al que llamaron Höorn, abriendo así una nueva ruta entre el Atlántico y el Pacífico Navegaron por el Pacífico sin tener una idea exacta de su derrotero hasta que arribaron a la isla de Java e islas Molucas, donde fueron apresados por otra expedición holandesa al mando del Almirante Spielberg de la Compañía de las Indias Orientales poseedores de la exclusividad del único paso hasta entonces conocido, siendo sumariados por infracción a la ley de cruce del Estrecho de Magallanes. La argumentación defensiva de haber usado un nuevo pasaje escandalizó al jurado que no les creyó, ya que se suponía que hacia el sur del estrecho estaba la Terra Incógnita, continente infranqueable. Condenados en primera instancia, fueron embarcados para Holanda en el Zeeland, barco donde Jacobo Le Maire murió dos semanas después, en alta mar.

Se estima que entre los siglos XVI y XX más de 800 naves se han perdido en las tormentosas aguas del Cabo de Hornos, sepultando en el mar a no menos de 10.000 hombres de todas las condiciones y nacionalidades.

El cruce más rápido del Cabo de Hornos conocido pertenece al Priwall, en 1938, en 5 días; mientras el record inverso lo tiene el velero Susana, en 1905, ¡en 94 días!
LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE CAP HORNIERS
Fue fundada en 1937 en Saint Malo (Francia) por un grupo de capitanes franceses, cuyos primeros integrantes eran experimentados hombres de mar que habían vivido la experiencia de cruzar el famoso Cabo de Hornos al mando de los antiguos veleros mercantes. Debido al fallecimiento de la mayoría de sus miembros, la Amicale decidió ponerle a la entidad internacional, siendo reemplazada por organizaciones simpatizantes inspiradas en el mismo espíritu de aventura.

La insignia o símbolo de la Amicale Internationale representa la cabeza de un albatros de color blanco sobre un paño de color azul que rodea a un círculo rojo con letras blancas y con el nombre de la institución. Del pico del albatros sale un dispositivo en forma de diamante o gancho mordido por el ave.

Este símbolo se inspira en una antigua tradición de los marineros de antaño: se capturaba a estos inmensos pájaros para jugar con ellos simulando un volantín. Para lograr lo anterior ataban al anzuelo un trozo de carne salada de cerdo, el que se arriaba hasta la superficie del mar amarrado a una línea de jarcia liviana. Cuando el albatros mordía la carnada, el gancho se alojaba en la curvatura del pico del pájaro.

Manteniendo tensa la línea, el ave no podía escapar y los marineros jugaban con él desde el buque hasta aterrizarlo en cubierta, después de lo cual era liberado. Ningún marino estaba dispuesto a matar un albatros, ya que la superstición señala que estas hermosas y errantes aves encarnan el alma de los marinos muertos en el mar.

EL MONUMENTO AL CABO DE HORNOS
El 5 de diciembre de 1992 fue inaugurado solemnemente el Monumento Cabo de Hornos erigido por iniciativa de la sección chilena de la Cofradía de los Capitanes del Cabo de Hornos “Cap Horniers”, en memoria de los hombres de mar de todas las naciones que perecieron luchando contra las inclemencias de la naturaleza en los mares australes próximos al legendario Cabo de Hornos.

Este monumento de 7 metros de alto está conformado por dos cuerpos independientes de cinco placas de acero cada uno y es obra del escultor chileno José Balcells Eyquem. Los planos y la construcción fueron realizados por la Armada chilena, asumiendo como premisa básica que la estructura debería soportar los embates de vientos de hasta 200 kilómetros por hora. Las obras de construcción duraron más de un mes, entre octubre y noviembre 1992.

En el camino de aproximación a la escultura fueron construidas dos estructuras de concreto que soportan placas de mármol. Una de ellas contiene la dedicación del monumento y la otra el hermoso poema de la escritora de Valparaíso, Sara Vial.

Blog

Publicado

Patagonia Holidays: Explore the Land of Glaciers

With the northern and southern Patagonian ice fields (the largest extrapolar mass of ice in the southern hemisphere) found in this region, glaciers are a feature of nature that Patagonia certainly does in style.

Read More
 

Viajes Relacionados

Viajes relacionados
Viajes relacionados

¿Quieres más información?
sales@australis.com
+56 228 400 100